Domingo, Enero 21, 2018
HERMANDAD DE LOS ALBACEAS
Se remonta a los orígenes de la cofradía si se considera la figura de los <>, que aparece en las constituciones de los Nazarenos, como el precedente de los albaceas. Así en la constitución tercera se recoge su presencia y las funciones que deben cumplir:
“Se señalen seises, conforme se suele hacer, para que estos ayuden al Mayordomo y hagan y entiendan en las cosas que se ofreciesen y tuvieren en cuidado de la dicha cofradía; los cuales sean cuidadosos y celosos de la honra de Dios y diligentes para tal cuidado y el que señalase al Cabildo no se pueda escusar de tal oficio, so pena de Zera.”
La mayoría integraban la Cuadrilla de Albaceas del momento. En el centro el Cuadrillero: José Esquinas Ruíz y sus dos hermanos Manuel y Rafael. Arriba, Antonio, Rafael y Fabián Esquinas Lama, Miguel Piernagorda Alcalá y Antonio Lara Cañadilla; abajo: Domingo Esquinas Lama, de rodillas, el siguiente lo desconozco, José Piernagorda Alcalá, sentado en el suelo, y el último a la derecha, creo que se apellidaba Vergara. Foto de Don José Cortés de los Ríos
 
La primera aparición de los estatutos de la figura de los albaceas se da en 1860, cuando se indica: “Los albaceas serán en número de seis, cuyos nombramientos se harán por la Cofradía en Cabildo General. Tendrán los Albaceas como todos los hermanos voz y voto en los Cabildos o juntas, disfrutarán de las demás regalías y preeminencias que aquellos, y para procesión del Viernes Santo usarán precisamente de trajecillo morado, cordones y carpeta. Estarán los Albaceas a las órdenes del Mayordomo para todo lo que concerniente al buen orden y buen desempeño de las cargas de la Cofradía”.
 
Hábito: Túnica y gorro de petaca morados y cordones de esparto.
 
En sus comienzos, el Albacea asumiría la responsabilidad de la organización de los actos oficiales y su colaboración con el Mayordomo de la Cofradía en el control de limosnas y enseres cofradieros, siendo ejemplo a seguir para el resto de cofrades, pues debían de guardar la compostura y el buen nombre de la Cofradía en todos los actos que se organizaran, censurando todo lo que se opusiera a un acto estrictamente religioso.
 
Sin embargo, a lo largo de los siglos sus funciones han ido cambiando o ampliando a tenor de una mayor especialización en su trabajo, o más bien a consecuencia de la evolución misma de las Cofradías y de sus finalidades.
“El Albacea debe de cuidar el Protocolo, saber transmitir la normativa estatutaria con delicadeza y agrado, y el acto, culto o procesión logren el mayor orden y lucimiento, como igualmente tiene que ser conocedor de sus funciones, colaborando con las camareras con el mayor tacto y delicadeza. El albacea es un cofrade de confianza y de orden, de servicio a la cofradía y con humildad, de amor al prójimo y sentido de hermandad”. Con estas palabras tan acertadas nos describía nuestro amigo y hermano Juan Torrico la función del albacea.
El Albacea debe ser espejo de amor, entrega y dedicación a la Cofradía, haciendo extensivo que su trabajo es para el culto y veneración de las imágenes, sin ningún tipo de discrepancia y en estrecha colaboración con el resto de directivos y cofrades.
 
El amor a la Cofradía se transmite de generación en generación; el cargo de albacea, cuadrillero, directivo …. Sírvanos como ejemplo más claro la familia Esquinas. Así tenemos como el 27 de junio de 1784 se hace mención en la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús del nombramiento del Albacea Antonio de Esquinas, mismo nombre que consta en las actas de la Cofradía de Jesús Nazareno de 1805 y que pudiera ser la misma persona. Actualmente José Antonio Esquinas prosigue la tradición en esta Cofradía. O el Albacea Juan López Roldán, que ejercería dicho cargo al menos desde 1683 a 1717 en aquella Cofradía, constando al mismo tiempo un familiar suyo, Juan López Pontana, en 1686.
 
Actos en la procesión: Organizar el alumbrado y el desfile procesional. Asimismo, ayuda a vestir las imágenes y la colocación de los tronos. Los albaceas también se responsabilizan del montaje del Paraíso.
 
Datos de interés: Aunque pueda parecer que los albaceas están vinculados a la hermandad de andas de Jesús, puede pertenecer a cualquiera de las que desfilan en la procesión con los mismos derechos que el resto de hermanos.
 
Desde el año 1805 aparece vinculado a la cuadrilla de albaceas de la familia Esquinas. El primer entierro que costearon los hermanos de andas es el del albacea José Esquinas (1849). Vicente Esquinas López ocupará el cargo de cuadrillero de los albaceas entre 1912 y 1930. El impulso de la cofradía en los años veinte, obligará a incrementar el número de albaceas para organizar la procesión. En 1927 el número de albaceas aumenta a 20. Otro integran de esta familia, José Esquinas Ruiz, fue cuadrillero. Éste fue relevado en el cargo por su hijo Antonio Esquina Lamas, que estará como cuadrillero más de 50 años. Otro Esquinas, Eduardo Valenzuela Esquinas.
 

Cuadrillero D. Rafael Esquinas Padilla.

 
Spanish English French German Italian Portuguese Russian
074889
Hoy:
Total:
118
74889

BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates