Domingo, Enero 21, 2018
HERMANDAD SOLDADOS DEL CENTURION
La hermandad de los Soldados del Centurión de la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Baena, más conocida como “centuria romana” o “romanos negros”, tiene unos orígenes mucho más antiguos que la fecha de su reorganización en 1958. En concreto, esta hermandad ya consta en las actas de la Cofradía allá por el año 1860, exactamente el 11 de abril, pero con toda seguridad su fundación tuvo lugar en fechas anteriores, pues en el referido año 1860 encontramos una hermandad perfectamente consolidada, con un buen número de hermanos y un lugar asignado dentro de nuestra procesión.
 
De aquella época se sabe que la antigua hermandad de los Soldados del Centurión constaba de una sola cuadrilla con un número mínimo de hermanos no inferior a veinticinco incluido el Cuadrillero. De todas las obligaciones que debían cumplir dentro de la Cofradía, la más importante, sin duda alguna, era la de salir en la procesión del Viernes Santo por la mañana. Dentro de la procesión, ésta hermandad tenia la encomienda de escoltar provistos de sus lanzas a Jesús desde el momento que salía por la puerta de San Francisco hasta que entraba, es decir, durante todo el recorrido. Además participaban activamente auxiliando a los judíos en el prendimiento del titular de nuestra Cofradía: Jesús Nazareno.
 
Respecto a la vestimenta de los antiguos romanos, la primera acta no nos aclara absolutamente gran cosa, se limita a decir lo que textualmente recogemos: “El traje que usará esta hermandad en todos los actos religiosos en Semana Santa será el de costumbre y que tiene costeado a efecto la Cofradía”. Lo que nos revela vagamente sin establecer fecha concreta alguna esta primera acta escrita en 1860, es cierta información acerca de la antigüedad de la hermandad. Al decirnos que los trajes que usaban era los de costumbre, obviamente nos invita a la deducción de que ya existía la centuria romana antes del referido año, pues la costumbre queda establecida por el paso del tiempo.
 
Gracias a actas posteriores de la Cofradía en las que se habla del deterioro de algunas piezas de la antigua uniformidad podemos hacer un pequeño esbozo de la indumentaria por aquella época: sobre la cabeza portaban un casco esférico del que salía en sus laterales dos especies de aletas y en la parte superior adornado con un plumero que se extendía de adelante hacia atrás. El cuerpo estaba cubierto por una prenda antigua de cuero llamada coleto ceñida a la cintura por un cinturón, llevaban unos calzones cortos ajustados debajo de la dorilla, el trozo de pierna no cubierto por los calzones lo estaba por unas medias y en su mano portaban una lanza. Se ignora el color de los calzones.
 
Por avatares de su historia y sin conocer fecha exacta, la antigua centuria romana deja de desfilar en el seno de la Cofradía. Los miembros del Cabildo acuerdan dar un voto de confianza a la Junta Directiva para reorganizar los Soldados del Centurión en vista de que una hermandad tan importante no se perdiera de la Cofradía.
 

Primeros intento de reorganización.

En el cabildo celebrado el 1 de mayo de 1927 el hermano nazareno D. Ramón Bujalance Santaella propone la reorganización de la hermandad haciéndose responsable de tal menester D. Manuel Bujalance Rodajo. En el mismo cabildo se le asigna el lugar que debe ocupar en la procesión del Viernes Santo, que sería inmediatamente delante de los hermanos de antes de Jesús y detrás de las Virtudes. Lamentablemente dicha reorganización no se llevó a cabo, puesto que en febrero del año siguiente, en 1928, se anunció que el señor Bujalance Rodajo había renunciado a la reorganización de la centuria romana.
 
Trascurren los años sin que nadie se ocupe de reorganizar la desaparecida hermandad hasta que por fin en el año 1934, siete años más tarde, D. Antonio López, se ofrece en el cabildo celebrado el 15 de abril de 1934 para reorganizar la hermandad de los Soldados del Centurión. Se trataba de una hermandad renovada, adaptada a los nuevos tiempos, por primera vez con una banda de cornetas y tambores, trajes similares a los veladores del Santísimo de la iglesia de Guadalupe y volviendo a la misión de escoltar a la imagen de Jesús Nazareno. El Cabildo aprueba tan novedosa propuesta asignándole el sitio que hay entre los fieles que alumbran a Jesús y los hermanos de andas de dicha imagen. Sin embargo estos renovados romanos no llegaron a desfilar. En el siguiente cabildo el señor López renunció a la reorganización de la nueva centuria romana, sin que el acta de una explicación de los motivos que llevaron a ello.
 

Se reorganizan los Soldados del Centurión.

En 1958 recibe la Cofradía un escrito de D. Francisco Cruz Guijarro donde solicita la reorganización de la hermandad, con unos tintes más adecuados a los tiempos que corren, nuevos trajes más similares a los que usaban los antiguos soldados del imperio romano allá por el siglo I y que contara con una banda de cornetas y tambores. La aprobación de la propuesta fue unánime en el cabildo celebrado en el 20 de abril de 1958.
 
Al siguiente año, en 1959, se encontraba debidamente dispuesta la centuria para salir en nuestra procesión, por lo que el Cabildo celebrado el día 8 de febrero de 1959 le concede para el Viernes Santo el lugar inmediato al alumbrado y en recorrido de las Estaciones detrás de los Profetas. Pese a las dificultades propias de la época, poco tarda la hermandad en conseguir una gran estabilidad y arraigo en la Cofradía y Semana Santa de Baena.
 

 
Entramos ya en tiempos conocidos, en los que actualmente los Soldados del Centurión cuenta en su formación de: Abanderado, lábaros, sección de gastadores, estandarte o SPQR, banda de cornetas y tambores y sección de lanceros. Desfilando cada Viernes Santo justo detrás de la hermandad de la Vera Cruz y precediendo a la Corporación de los Profetas.
 
La uniformidad actual utilizada es la siguiente: casco ornamentado con cimera de plumas negras (siendo verde en el caso de los cabos y rojos para cuadrillero y tenientes cuadrilleros), vestido de color rojo (verde en el caso del cuadrillero) con terminación en falda a la altura de las rodillas, en cuyo filo alterna círculos y rombos de color gris. Percherín de color marrón con tiras de cuero en los hombros y en la parte inferior, donde luce tachuelas de metal dorado. Brazaletes del mismo material y color que el percherín. Coraza ornamentada que cuenta con hombreras de color marrón rematadas por dos leones a los lados y un águila en el centro de la misma. Medias de color marrón oscuro y botas rojas con hebillas y franja blanca en la parte superior. Capa reversible, de raso rojo en el anverso rematada con greca romana de color amarillo y en el reverso de raso de color blanco rematada con greca romana de color verde. Los hermanos portan la parte roja de la capa únicamente en los Viernes Santo y la parte blanca para el resto de actos (miserere, estaciones, etc.).
 
Más allá de la estación de penitencia propiamente dicha, la tradicional visita a los Sagrarios (Estaciones) y el Solemne Miserere que celebran conjuntamente con las dos Cuadrillas de Hermanos de Jesús Andas y Palio, los Soldados del Centurión participan activamente en otros actos propios de su Cofradía, como en la sentencia de Cristo que se escenifica cada Viernes Santo o en la diana floreada y Misa del Alba, en la madrugada del Día de Jesús, cada catorce de septiembre.
 

      

 

Cuadrillero D. Ramón Jiménez Aguilera

 
 
 
VIDEOS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Spanish English French German Italian Portuguese Russian
074890
Hoy:
Total:
119
74890

BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates